Periodoncia.

La prevención es el mejor aliado

Descripción de proyecto

¿Te sangran las encías?

 

¡Este puede ser el primer síntoma de alerta de que tus encías no están bien!¡Puedes tener periodontitis!La enfermedad periodontal está provocada por la acumulación de placa bacteriana como consecuencia de una mala higiene oral que , de no tratarse a tiempo, termina con la pérdida de los dientes.

Esta afectación de las encías suele iniciarse con una gingivitis. Esta es reversible y puede remitir realizando una higiene dental, mejorando los hábitos y aplicando productos específicos para su tratamiento. De no detenerse esta inflamación de las encías, irá progresando afectando al resto de tejidos circundantes del diente , convirtiéndose en periodontitis, una patología mucho más grave que destruye el hueso de manera irreversible.

Siempre es posible detener el proceso destructor del hueso con un tratamiento adecuado y poder así evitar la pérdida de los dientes. Una vez se ha destruido el hueso es muy difícil recuperarlo y por tanto, en aquellos dientes que prácticamente ya no tienen hueso de soporte será muy difícil conservarlos.

Es muy importante tratar la gingivitis a tiempo, por ser esta, la antesala a la periodontitis.

El tratamiento de la enfermedad periodontal consta de diferentes fases:

  • Curetaje o cirugía periodontal
  • Tratamiento antibiótico ocasionalmente
  • Tratamientos tópicos con enjuagues y dentífricos específicos
  • Instrucciones y modificación de los hábitos de higiene oral

La mejor manera de prevenir la enfermedad de las encías es una eficaz higiene oral diaria, así como visitas periódicas al dentista. La frecuencia de éstas se adaptará a su riesgo individual.

Nuestro especialista le ayudará a prevenir la aparición de la infección y a tratarla una vez se ha establecido.Después de haber acabado el tratamiento no debe bajar la guardia acudiendo a las visitas de control para:

  • Detectar cambios en su salud general que aumenten su riesgo de recidivas
  • Examinar los tejidos orales y el nivel de retracción de sus encías
  • Detectar y tratar zonas afectadas y recaídas.
  •  Valorar y reforzar sus hábitos de higiene adaptando las técnicas a los cambios de su boca
  • Hacer controles radiograficos
  • Realizar una higiene dental profesional si precisa
  • Aplicar o prescribir medicamentos.
  • Controlar y ajustar la oclusión.

Por último, debe ser consciente que, generalmente , es más complejo, molesto y costoso corregir problemas que han evolucionado por haber dejado de asistir a los controles.

Proyectos relacionados

Volver a arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies