UN TESORO PARA EL FUTURO DE SU HIJO

UN DIENTE DE LECHE PUEDE SALVARLE LA VIDA

CENTRE DENTAL DRA. CASAUS, CLÍNICA ACREDITADA PARA EL PROCESADO DE CÉLULAS MADRE

Un exclusivo servicio de Odontología de Vanguardia con el que nuestro centro, como clínica acreditada, abrirá la puerta de la medicina del futuro a sus pacientes.

Las células madre son el origen del resto de células, de las cuales proceden todos los órganos y estructuras: piel, músculos, huesos, sangre, fibras nerviosas, etc.

La pulpa de los dientes es una fuente de células madre que puede utilizarse para tratar enfermedades graves que se pueden presentar en un futuro. En el momento de sacar cualquier diente sano, ya sea por indicación de tratamiento de ortodoncia, muelas del juicio, o dientes de leche, es el momento de aprovechar la oportunidad de conservar las células madre.

Los próximos años viviremos una revolución en el campo de la medicina regenerativa y la terapia celular, mediante la aplicación de células madre.

 

¿Por qué conservar las células madre de los dientes?

  • Por su valor terapéutico: se utilizan para el tratamiento de enfermedades graves de corazón, diabetes, cornea, riñón, piel (grandes quemados), sistema nervioso, trasplantes, etc.
  • Por ser compatibles en un 100% , evitando el rechazo en caso de trasplantes.
  • Por su utilidad intrafamiliar y disponibilidad inmediata: son efectivas para tratar enfermedades de la familia directa del paciente que las generó.
  • Tienen gran capacidad antiinflamatoria e inmunosupresora por lo que son muy efectivas en enfermedades autoinmunes (Esclerosis múltiple, artritis reumatoide, celiaquía, diabetes, psoriasis, etc.).
  • Se transforman en células de cartílago, músculo, hueso, neuronas, corazó, etc., por lo que son útiles para regenerar estos tejidos.
  • Pueden conservarse durante toda la vida en un banco de Células Madre, para poder acceder en el futuro a los tratamientos regenerativos más efectivos con la máxima seguridad, garantía y calidad.

EL MEJOR SEGURO DE VIDA ES GARANTIZAR SU SALUD Y LA DE SUS HIJOS