Gingivitis: causas y prevención

La gingivitis es una forma bastante frecuente y leve de enfermedad periodontal. Suele causar irritación, enrojecimiento e inflamación de la parte de las encías que rodea la base de los dientes. Es fundamental tomar la gingivitis en serio y tratarla rápidamente, ya que de lo contrario puede llevar a una enfermedad de las encías mucho más grave: la periodontitis.

Es por eso que hoy os contamos las principales causas de la gingivitis, los síntomas que indican esta patología y cómo podemos prevenirla de forma adecuada.

Causas principales de la gingivitis

La causa más común de la gingivitis es la mala higiene oral.

Una higiene oral insuficiente estimula la formación de placa sobre los dientes, causando inflamación de los tejidos de las encías. La placa es una película invisible y pegajosa compuesta por bacterias que se forman sobre los dientes. Se requiere una eliminación diaria de la placa, ya que se vuelve a formar rápidamente.
Si la placa que permanece en los dientes, puede endurecerse debajo de la línea de las encías, transformándose en sarro. Para eliminarlo, es necesaria una limpieza dental profesional.

Los buenos hábitos de higiene bucal, como cepillarse los dientes mínimo dos veces al día, usar hilo dental y acudir a la clínica para realizar los controles dentales periódicos, pueden ayudar a evitar la gingivitis.

Prevención

Si quieres mantener tu boca sana y evitar esta enfermedad bucodental, es importante que tengas en cuenta los siguientes factores:

  • Cepíllate los dientes correctamente: la higiene bucal es un factor fundamental para la prevención de esta patología. Cepillar tus dientes de manera adecuada ayudará a evitar el desarrollo de la gingivitis.
  • Usa el hilo dental adecuadamente: el hilo dental es una herramienta que suele ayudar mucho en estos casos, ya que ayuda a eliminar los restos de alimentos y la placa bacteriana que se acumula entre los dientes. 
  • Mantén una alimentación equilibrada: existen muchos alimentos que dañan nuestros dientes y también existen otros que los nutren. Por ello es importante que mantengas una dieta sana y equilibrada.
  • Visítanos periódicamente: es importante que periódicamente reserves una cita para que podamos indicarte qué tipo de tratamiento necesitarás o para evitar que la patología se desarrolle más.

Si tienes cualquier duda y quieres que te aconsejemos y ayudemos, ponte en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso, ¡te esperamos!

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *